¿qué tipos de yoga existen y cuál es el mejor para mí?

9 tipos de yoga que debe conocer

Difunde el amor

La gran variedad de estilos de yoga que hay puede dejar a los principiantes confundidos en cuanto a cuál es el adecuado para empezar. Por otro lado, es posible que tenga experiencia con un determinado estilo de yoga pero esté buscando algo nuevo pero similar para probar. El hecho es que el mundo del yoga es extremadamente rico y hay un tipo adecuado para todos. Sólo tienes que encontrar el perfecto para ti.

Antes de empezar con el yoga, asegúrate de haber investigado y de haber elegido un estilo. Además, prepárate con suficiente antelación seleccionando ropa cómoda que proporcione la amplitud y flexibilidad necesarias a tu cuerpo. Mallas de yoga son una opción ideal si desea permanecer cómodo y seguro en todo momento. 

¿Qué tipo de yoga es mejor para mí?

Para facilitar la elección del yoga, hemos preparado una lista de nueve estilos de yoga populares junto con sus objetivos básicos. La lista puede ayudarte a entender qué esperar de cada uno y puede ahorrarte algo de tiempo y experiencias incómodas en el futuro.

¡Aquí vamos!

1. Hatha Yoga

No es de extrañar que el Hatha yoga sea el primero de nuestra lista. La palabra "Hatha" del sánscrito incluye todos los movimientos físicos del yoga. El Hatha yoga, en otras palabras, incluye todos los tipos de yoga relacionados con el cuerpo. Si usted es nuevo en el mundo del yoga, puede preguntarse a qué nos referimos con tipos de yoga "físicos". 

Hay ciertas prácticas de yoga, como el Raja, el Karma o el Iyengar, que no se basan en la práctica del yoga físico. Son más bien estados de ánimo y su propósito es trabajar en última instancia dentro de la mente y el alma del individuo. 

El Hatha yoga es una gran opción para los principiantes gracias a su ritmo lento. Una vez que entres en una postura de Hatha yoga, se te aconsejará que permanezcas en la posición durante unas cuantas respiraciones y te concentres en tu estado de ánimo. También tendrás la oportunidad de trabajar tu respiración y desarrollar las posturas adecuadas. La relajación es imprescindible una vez terminada la práctica del Hatha, por lo que también recibirás los fundamentos de las técnicas de relajación. 

2. Vinyasa Yoga

El significado de la palabra vinyasa resume muy bien el propósito de este estilo de yoga: "colocar de manera especial". Este estilo de yoga extremadamente atlético se centra en su variada gama de posturas. Puede describirse como una variedad del Ashtanga yoga, otra práctica que exige fuerza. 

Si visitas una clase de vinyasa yoga notarás que se presta mucha atención a la importancia de sincronizar la respiración con las diferentes posturas. El vinyasa yoga se encuentra entre los estilos de ritmo rápido disponibles por ahí y es preferido por un yogui más experimentado. 

3. Ashtanga Yoga

Es posible que te hayas encontrado con el Ashtanga yoga, ya que es uno de los tipos de yoga más populares. Otro nombre para el Ashtanga Yoga es Power Yoga, que describe bien su naturaleza fundamental. 

El Ashtanga yoga es uno de los caminos de yoga más exigentes físicamente. También se le conoce como el "camino de las ocho extremidades". No verás a muchos principiantes en una clase de yoga Ashtanga, ya que la mayoría de los movimientos y posturas requieren un alto nivel de preparación del cuerpo por adelantado. Este estilo no sólo requiere mucha fuerza corporal, sino también altos niveles de flexibilidad.

La clase típica de Ashtanga incluirá una serie de surynamaskars además de las posturas en el suelo. De forma estándar, la práctica de Ashtanga pasará por seis series de posturas. Si te ha intrigado el Ashtanga Yoga y quieres recorrer ese camino, recuerda tener paciencia, ya que pueden pasar años antes de que lo domines de verdad.

4. Kundalini Yoga

El kundalini yoga es una de las prácticas más espirituales. Crea un equilibrio perfecto entre el cuerpo y el alma en su intento de desbloquear la energía misteriosa y oculta del cuerpo. Se cree que la energía kundalini se almacena predominantemente en la columna vertebral humana. Ciertas posturas de yoga ayudan a activar el flujo de la kundalini y a liberar su potencial. 

Se hace gran hincapié en la meditación, la concentración interior y la paz mental. Para alcanzar el efecto deseado de la práctica, hay que realizar movimientos rápidos y mantener una clara concentración en todo momento. Este estilo de yoga requiere prestar atención a las sensaciones internas del cuerpo y es una opción perfecta para quienes buscan algo más que flexibilidad en su entrenamiento de yoga.

5. Bikram Yoga

El Bikram yoga es una experiencia caliente, literalmente. La misión principal de este método es liberar el cuerpo de toxinas mediante la sudoración excesiva. Mientras tanto, el flujo de sangre oxigenada a los órganos del cuerpo aumenta gracias a la amplia gama de posturas. 

 Fundado por Bikram Choudhury, un gurú del yoga, este estilo de yoga se practica en una sala con calefacción. La temperatura ambiente deseada para la práctica es de 41 grados centígrados con una humedad del 40%. La duración estándar de una sesión de Bikram yoga es de 90 minutos, durante los cuales se realizan un total de 26 posturas. La sesión incluye ejercicios de respiración que ayudan a mantener la concentración y el control del cuerpo. 

Es esencial mantenerse hidratado durante la actividad.

6. Yoga caliente

El yoga caliente es bastante similar al Bikram yoga. De nuevo, el objetivo es hacer sudar al cuerpo y, por tanto, liberar toxinas innecesarias y perjudiciales. A diferencia del Bikram yoga, el Hot yoga no tiene un límite de 26 posturas. De hecho, cualquier tipo de yoga realizado en una sala con calefacción puede clasificarse como yoga caliente. 

Además de liberar las toxinas del cuerpo, el calor también es beneficioso para aflojar los músculos y permitir que el cuerpo amplíe su flexibilidad. No hay restricciones oficiales en cuanto a la duración, el número de posturas o las prácticas cuando se trata de yoga caliente. Se trata de sudar y, mientras se haga, todo es bueno.

7. Yoga Restaurativo

El yoga restaurativo es una forma increíble de terminar el día o dar la bienvenida a la mañana. Ayuda a tu cuerpo a liberar el estrés, a calmar la mente y a tranquilizar el alma. El enfoque principal del yoga restaurativo es relajar el cuerpo a través de movimientos lentos y agradables. 

El ritmo es lento y se puede disfrutar de una pequeña gama de posturas sin prisas. Si tienes experiencia con otros tipos de yoga, te darás cuenta de que el yoga restaurativo utiliza en realidad posturas de diferentes estilos. La principal diferencia es que se han modificado y se han hecho más fáciles de realizar. El yoga restaurativo suele utilizar accesorios como mantas o almohadas para los ojos como medio para alcanzar el objetivo final: la relajación. 

Si has tenido un día largo y buscas una forma alternativa de calmar el cuerpo, el yoga restaurativo merece la pena.

8. Yoga Sivananda

La historia del yoga Sivananda es rica, pero entró por primera vez en Estados Unidos en 1957 gracias a Swami Vishnudevananda, que introdujo la práctica en el país. Los fundamentos de este estilo se basan en los cinco principios yóguicos. Estos incluyen:

  1. Respiración
  2. Relajación
  3. Dieta
  4. Ejercicio 
  5. Pensamiento positivo

Visitar una clase de yoga Sivananda seguramente te introducirá en estas cinco formas sencillas de mantener un estilo de vida yóguico saludable. Adquirir los conocimientos básicos puede ser útil si estás pensando en dar el salto a una forma de yoga más dinámica, como el Ashtanga. 

La práctica del yoga Sivananda se compone de 12 posturas sencillas o asanas, incluyendo los Saludos al Sol y la Savasana. Lo interesante de este estilo de yoga es que no hay música. En su lugar, se centra en la mente y el mundo interior del individuo. 

9. Yin Yoga

El yin yoga es donde la verdadera magia de la mente entra en acción. Este tipo de yoga se concentra en la meditación y en enseñar al cuerpo a ser fuerte sin hacer mucho trabajo. En otras palabras, si te has vuelto bueno en el yin yoga podrás permanecer cómodamente en una postura sin ejercer demasiada presión sobre los músculos. 

El yin es un método extremadamente pasivo y fue creado como complemento del yang yoga, o práctica centrada en la formación de los músculos. Al igual que el yoga restaurativo, su objetivo principal es ofrecer al cuerpo un método de relajación. Se puede disfrutar de algo de música en la clase de Yin yoga, pero ciertamente no es el área principal de enfoque. En algunas ocasiones, puede no haber música y la mente queda en completa calma. 

Las variedades presentadas en nuestra lista de estilos de yoga no son ciertamente las únicas disponibles. Hay una amplia gama de otros estilos de yoga que puedes explorar y probar, dependiendo de tus preferencias y habilidades personales. La buena noticia es que no tienes que ser un acróbata profesional o tener años de experiencia en ballet para poder hacer yoga. La diversidad que existe ofrece algo para todos. 

Recuerda que debes ser paciente cuando elijas tu estilo de yoga y empieces a practicarlo. Especialmente si tienes poca o ninguna experiencia, puede llevar un tiempo que tu cuerpo empiece a responder bien a las posturas y movimientos específicos. Date tiempo y mantén la concentración.

Deja una respuesta

GearBaron
MY BAG

Obtenga acceso GRATUITO al Dominio Total del Yoga con cada compra

¿Alguna pregunta?

Consulte nuestra sección de preguntas frecuentes, donde respondemos a la mayoría de ellas.

No encontrado
lo que eras buscando ¿Para qué?

Suscríbase a nuestro boletín de noticias y reciba con frecuencia información sobre nuevos estilos, diseños y productos. Quizá incluso puedas hacerte con un cupón de descuento algún día...